Situada en un futuro incierto (al menos es desconocido por el lector hasta el momento) en el que la Luna ha sido colonizada por la humanidad, siendo explotada industrialmente, y perforada para los hombres y mujeres que en ella habitan puedan tener sus casas bajo la superficie.

 

La historia se centra en la familia Corta, una de las cinco familias más poderosas de la Luna, denominadas los Cinco Dragones. Dedicadas a la industria, cada una de estas familias lucha por ser la más fuerte y pudiente de todas. La familia Corta se encuentra enemistada con los Mckenzie, quienes quieren arrebatarles el control del satélite, terminando con Corta Helio. Pero la matriarca de la familia, Adriana, y su descendencia, no se lo podrán fácil.

 

En la novela de Ian Mcdonald destacan varias elementos, como la localización geográfica. Amante de visitar los lugares que aparecen en sus historias, el escritor ha hecho un gran trabajo con la primera parte de su trilogía Luna, a pesar de ser una localización que no ha visitado. Y es que el satélite es protagonista indiscutible de la historia. Mcdonald no imparte una clase magistral sobre la Luna (cómo es, las posibilidades de vida, de qué manera cambiaría a la humanidad por el hecho de vivir allí, etc.), hace algo mejor: lo muestra. Con cada historia que narra vamos obteniendo detalles, pues no se ha olvidado el entorno en el que se encuentran y cómo este les afecta.

Los Cinco Dragones provienen de diferentes lugares de La Tierra. Los Corta, con ascendencia brasileña de Adriana; los Mackenzie, cuyo patriarca Robert Mackenzie abandonó Australia cuando contaba con cuarenta y ocho años; la familia Vorontsov, que llegó mediante cables orbitales que ellos mismos construyeron en instalaciones privadas de Asia Central; los Sun, de ascendencia china fueron de los primeros colonizadores junto a los Mackenzie; y los Asamoah, con quienes los Corta se sienten próximos. Es evidente, por tanto, que en la Luna se hablan diversos idiomas debido a la llegada de personas desde distintos puntos de nuestro planeta. Esto es esencial en la obra, pues a lo largo de ella aparecen palabras provenientes de idiomas como el chino, ruso, portugués, etc.

A través de los Corta vamos conociendo a las otras familias, y cómo la mayoría de ellos han realizado diversos contratos para su beneficio, incluso contratos matrimoniales. Esto me recordó al medievo, con los nobles realizando alianzas para mejorar su posición, pero después descubrí (evito leer la información que aparece en las sobrecubiertas, para saber lo mínimo posible de la trama) el blurb: «Juego de Tronos en la Luna», que me parece perfecto, pero ¿es necesario que absolutamente todo lleve las palabras mágicas? En mi caso sucede al contrario,  me dan ganas de alejarme pues no quiero leer una misma historia una y otra vez, donde solo cambia la localización. 

 

Sorprende la manera en la que afronta diversas temáticas tachadas en la actualidad de tabú. Las escenas de sexo son múltiples. Y alucinantes. Es la primera novela que leo del autor y desconocía el protagonismo que daba al sexo en su obra.

Las primeras páginas pueden ser confusas por la gran cantidad de personajes que aparecen, el vocabulario y la situación entre las múltiples casas. La sociedad y la importancia de los cuatro elementos que te hacen pertenecer a una clase social más alta o baja dependiendo de la cantidad que posees, son también datos importantes para el desarrollo de la novela, aunque al principio puede parecer que recibimos la información a modo de bombardeo. He leído reseñas donde se indica que esto hace que las primeras cien páginas del libro sean más complejas de leer. En mi caso no ha sido así y no creo que sea negativo si la lectura debe hacerse despacio, dando tiempo a asimilar datos.

El desenlace deja la trama en lo más alto. Tengo muchas ganas de leer su continuación.

FICHA TÉCNICA

Luna: Luna Nueva (Luna: New Moon) Ian McDonald (Traducción de Natalia Cervera Luna #1  Nova  432 páginas  | 2016
 


LA LUNA QUIERE MATARTE. Y TIENE MIL FORMAS DE CONSEGUIRLO.  La gélida acritud del vacío. La letal lluvia radiactiva. El polvo que la recubre, tan viejo como la Tierra. La creciente debilidad de los huesos… O puedes quedarte sin dinero para agua. O para aire. O puedes caer en desgracia con uno de los Cinco Dragones, las corporaciones que dirigen la Luna y controlan sus amplios recursos. Pero te quedas, porque la Luna puede hacerte más rico de lo que eres capaz de imaginar…, mientras sigas con vida.  Adriana Corta tiene ochenta años. Su familia dirige Corta Hélio. Han sobrevivido a las implacables guerras corporativas y a la peligrosa paz subsiguiente. Pero ahora esa paz se resquebraja. Es probable que Adriana tenga que morir, aunque no la matarán sus rivales ni la Luna. Sea cual sea su destino, sin embargo, Corta Hélio no morirá.

ENLACES DE INTERÉS